Château de Compiègne / M. Poirier

El parque y Jardín de Rosas

El parque del Castillo de Compiègne es un jardín paisajístico creado durante el Primer Imperio por el arquitecto Berthault. Se extiende al pie de la terraza del Castillo, en la majestuosa perspectiva de la avenida de Beaux-Monts.

 

El parque del Castillo de Compiègne

Los quincunces de tilos enmarcan el jardín: un remanso vegetación y elegantes pabellones. El “gran parque” de 700 hectáreas, ubicado entre el Jardín y el bosque, es atravesado, a lo largo de casi 5 km, por la famosa avenida de Beaux-Monts.

Las dos primeras esculturas del parque se instalaron en 1811 bajo la dirección de Berthault. A lo largo del siglo XIX se instalan varias obras en los senderos del parque, pero la decoración escultórica recién se completó en 1859, durante el Segundo Imperio. El aspecto heterogéneo del conjunto corresponde al marcado gusto artístico del Segundo Imperio, que se destacaba por su eclecticismo.

El Jardín de Rosas

Creado en 1820 por Louis-Martin Berthault (1771-1823) en la ubicación del antiguo Bosquet du Roi (Bosquecillo del Rey), el Jardín de Rosas se encuentra cerca del invernadero templado, construido el mismo año en la terraza de la Porte Chapelle.
El Jardín fue restaurado hace veinte años, a partir de documentos de 1821 y una profunda investigación histórica, con el objetivo de respetar el espíritu del creador. Las especies presentadas proceden de grandes familias de rosas antiguas: rosa de Damasco, rosa x centifolia, rosa gallica y rosa Noisette. Se asocian con tres plantas perennes: peonías, amapolas orientales e iris. Durante el período de floración, este conjunto excepcional ofrece al visitante una amplia variedad de colores y aromas.